Hemos escuchado una y otra vez la afirmación de que existen diferencias entre el cerebro de los hombres y las mujeres y que muchas de las conductas “características” se deben a esas diferencias estructurales. Sin embargo, un nuevo análisis sostiene que tales diferencias no existen y echa por tierra la distinción cerebral según el sexo.

La teoría del cerebro femenino o masculino proviene del siglo XX, cuando la mayoría de las investigaciones estaban interesadas en las diferencias cerebrales según el sexo y encontraron algunas diferencias como una estría terminal más chica en las mujeres, en comparación con los varones. No obstante, esos estudios eran muy rudimentarios y dependían de observaciones postmortem y cuestionarios poco precisos.

TODOS COMPARTIMOS CIERTAS CARACTERÍSTICAS Y ES MUY RARO ENCONTRAR UN CEREBRO DETERMINADAMENTE FEMENINO O MASCULINO

El desarrollo de nuevos instrumentos de imagen cerebral ha permitido que los científicos puedan estudiar con mayor profundidad el cerebro. El ejemplo más reciente de esto proviene de una investigación desarrollada por un equipo de científicos suizos, alemanes e israelíes, publicada en la prestigiosa revista Proceedings of The National Academy of Science (PNAS). En este estudio se examinó, a través de diferentes técnicas de observación neurológicas, las estructuras de los cerebros de 1,400 hombres y mujeres y sus resultados concluyen que no se puede clasificar el cerebro según el sexo, ni a nivel de materia gris, de conexiones neuronales o del grosor de la corteza cerebral. Ellos encontraron que más bien existe un mosaico cerebral en donde todos compartimos ciertas características y que es muy raro encontrar un cerebro determinadamente femenino o masculino.

En una fase de la investigación se examinó, por medio de la morfometría basada en voxel, el volumen de materia gris en el cerebro de 169 mujeres y 112 hombres y no se encontraron distinciones de volumen según el sexo.

En otra fase se comparó el nivel de conectividad en el cerebro con las imágenes por tensor de difusión y tampoco se encontraron diferencias estadísticamente significativas.

EN REALIDAD HAY UN ALTO GRADO DE SUPERPOSICIÓN ENTRE MUJERES Y HOMBRES EN TODAS LAS REGIONES ESTUDIADAS

Lo que los investigadores si encontraron es que la mayoría de los cerebros están compuestos por “mosaicos” de características que los hacen comunes.

Así lo explica Daphana Joel, coautora de la investigación:

“No hay ninguna región en nuestras muestras que revele una clara distinción entre una forma masculina y una forma femenina, es decir que se presente de forma evidente solo en los hombres o solo en las mujeres. En realidad, hay un alto grado de superposición entre mujeres y hombres en todas las regiones estudiadas.”

Ya no podemos hablar de categorías dicotómicas en el cerebro, sino que más bien tenemos que empezar a entenderlo como un continuo cerebral con características que todos compartimos.

Fuente: El País

Editor: Francisco Gonzalez Delgado

Portal de Empleo ESPACIO LABORAL

Blog ESPACIO LABORAL

Calificacion del articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio Web