La superficie de la piel está colonizada por una flora bacteriana y dispone del llamado “manto ácido”, resultado de la combinación de la secreción de sudor y otras sustancias que ejercen de barrera antimicrobiana.

Es cierto que la falta o deficiencia de higiene ocasiona problemas de salud y sociales. Pero también que cada vez que nos duchamos y frotamos con jabón esas protecciones desaparecen parcial e incluso completamente (en función de la agresividad del jabón y del frotamiento) y eso nos deja un poco “huérfanos” de defensas. Si, además, resecamos demasiado la piel, producimos molestias e incluso daños en este órgano.

Editor: Francisco Gonzalez Delgado

Blog ESPACIO LABORAL

Foto: Lavar las manos Shutterstock

 

Calificacion del articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio Web